viernes, 5 de agosto de 2011

Felicidades a los graduados


Estimados estudiantes y familiares.

Profesores y autoridades de la Facultad.

Cuando me pidieron hablar en nombre de los profesores, entendí  que estaban depositando una enorme confianza en nuestro trabajo como docentes. Al escribir estas palabras, recordé mi graduación de licenciado en educación, me vino a la mente la primera vez que me ubiqué frente a un grupo de estudiantes y recordé muchos otros momentos, que convertirían estas palabras en una larga e insoportable novela.

Ustedes que hoy terminan un ciclo de su vida, solo han caminado un pequeño tramo, en realidad es tan corto ese paso que no salen del asombro de estar aquí, a punto de ser los nuevos licenciados en educación. 

Tania Lucy Pucho en su mensaje
de
agradecimiento a los profesores
La educación no es solo el conjunto de las nueve letras que componen esta palabra, es una de las palabras más escuchadas, tanto desde el halago hasta la más enardecida critica. Es exigida lo mismo al presidente de un país, que al policía, al obrero, al padre y a la madre. Es gritada a los cuatro vientos, dibujada en las paredes de la Ciudad, moldeada en la mente de miles de personas y escuchada en el reclamo de millones de padres de familia.

Pero la educación no es solo una palabra, es una conquista de la humanidad, como lo fue el fuego y la rueda en su momento. Ella se pule en el crisol de la sociedad, que no es solo la escuela, que no es solo el maestro, ese crisol somos todos. Todos hacemos educación, todos contribuimos a la educación de los demás y es que la educación es de todos para todos.

Hacemos educación cuando encontramos la solución a un problema, cuando ayudamos al otro, cuando no nos quedamos callados ante la duda, cuándo nos reprochamos no haber cumplido nuestra meta y también cuando amamos. Hacemos educación cuando no ofendemos al otro, cuando ayudamos al anciano a cruzar la calle o cedemos el puesto en el micro a la persona más débil. Hacemos educación cuando resolvemos nuestros problemas sin culpar a otra persona o país, cuando somos capaces de empinarnos más allá de nuestras limitaciones. En fin hacemos educación a diario.

La educación no la encontramos en el pozo de gas, en el yacimiento de hierro, o de litio, tampoco en los bosques y ríos que nos legaron nuestros antepasados. No está en leyes desabridas aprobadas mañosamente, tampoco en los currículos escolares, ni en las paredes de las escuelas y universidades. 

La educación está en ustedes los que hoy terminan este ciclo, está en nosotros, en sus padres y hermanos, en su familia, en toda la sociedad.

Ustedes como licenciados en educación trabajarán en el desarrollo permanente de la población, contribuirían como ninguna otra profesión a la formación de valores, al mejoramiento de la cultura, organizarán el pensamiento de los futuros profesionales y facilitarán como ningún otro profesional el camino al desarrollo del país. 

Trabajaremos con cientos y miles de personas en las que dejaremos huellas de organización, ríos de motivación, mares de emociones, kilogramos de sabiduría y millones de deseos para ser mejores. 

Tal vez durante sus estudios universitarios no se detuvieron a pensar lo que les depara su profesión, lo que la sociedad exige de ustedes. Sin educación no hay desarrollo, no hay cambios sociales, no hay economía, no hay política, no hay cultura. Son ustedes los que están mejor preparados para participar en los cambios de una sociedad tan compleja y diversa como la que vivimos.

Parte de los familiares e invitados
Los educadores somos sanadores mentales, esculpidores morales, arquitectos del conocimiento y enriquecedores del alma. La sociedad nos da la tarea de formar a sus hijos, de convertirnos en guía y ejemplo cotidiano. Nuestra profesión es reclamada en todas las sociedades y eje central de todo proceso de cambio. No contar o limitar el papel del maestro para realizar cambios en la sociedad, es negar su enorme influencia en las nuevas generaciones, es ser vanidoso y peor aún desconocedor de la realidad.

Sus padres y familiares que aquí se encuentran se sentirán doblemente orgullosos de contar con un licenciado en educación que tiene ante sí el gran peso de contribuir al hombre nuevo, de retribuir a la sociedad las esperanzas de un mundo mejor, de un país unido y que camina hacia un futuro seguro.

Les deseo a todos un feliz inicio de su vida profesional y les pido que siempre recuerden que somos nosotros los educadores los que tenemos la enorme tarea de transformar la sociedad y asegurar un mundo mejor para todos.

Santa Cruz, 5 de agosto del 2011

4 comentarios:

  1. Lindas palabras Carlos, gracias por representarnos con estos pensamientos.

    ResponderEliminar
  2. Dr. Bravo, gracias por esas palabras de aliento y recordarnos sobre nuestro rol transformador en la sociedad!!! Alex Bernabé

    ResponderEliminar
  3. Tu blog no debes limitarlo a esos 366 días (gracias por incluir el año bisiesto)mejor ponle infinito que por cierto no se como se pone en esta maquina. Felicidades por ese discurso, nos hace falta escuchar eso con mayor cotinadiedad (que trabajo me costó la última palabrita)
    Osvaldo

    ResponderEliminar
  4. En poco tiempo los alumnos saldrán de clases. Si deseas darles algún bonito mensaje; puedes usar las frases para graduación que les dejarán una gran enseñanza para la vida.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...