miércoles, 2 de noviembre de 2011

El santo Grial de los estudiantes.


Uno de los principios didácticos más conocido y socorrido, expresa la relación entre teoría y práctica. No dudo que sea el principio más repetido, al que se le asigna la mayor importancia y el más estudiado.

Comenio, en su “Didáctica Magna” hizo referencia durante varios de sus capítulos a este principio.  En una parte de su obra se puede leer: “Lo que ha de hacerse, debe aprenderse haciéndolo” y más adelante leemos: “Luego también en las escuelas deben aprender a escribir, escribiendo; a hablar, hablando;  a cantar, cantando; a razonar, razonando. De este modo las escuelas no serán sino talleres destinados a los trabajos. Así todos experimentarán en la práctica la verdad de aquel proverbio:  Construyendo construimos”.

José Martí escribió en 1883, para el periódico “La Nación” de Buenos Aires: "Puesto que a vivir viene el hombre, la educación ha de prepararlo para la vida. En la escuela se ha de aprender el manejo de las fuerzas conque en la vida se ha de luchar. Escuelas no deberían decirse, sino talleres. Y la pluma debía manejarse por la tarde en las escuelas; pero por la mañana la azada"

El tema del comentario viene dado por la percepción que no en pocas ocasiones tenemos los profesores de las posibilidades de los estudiantes de llevar a la práctica los contenidos teóricos.

No es un secreto que estas posibilidades se inician con el trabajo del profesor, con la organización de su actividad docente, con el empleo de variados métodos y medios. Apreciamos variadas formas para lograr este tipo de vinculación, algunas poco ortodoxas, como las de aquellos profesores que exigen que junto al documento impreso entreguen la misma información pero manuscrita, o los que en el extremo opuesto solo se dedican a teorizar sin demostrar su aplicación. Un ejemplo permanente lo apreciamos en algunas asignaturas como física y matemática, donde muchos profesores llenan la pizarra de fórmulas y teoremas cuya aplicación poco importa.

La vinculación de la teoría y la práctica es un viejo problema, cuya solución no se resuelve inventando competencias, diseñando currículos, introduciendo medios de todo tipo, capacitando a los profesores o discutiendo sobre paradigmas para al final tratar de asimilar uno de ellos. No hay fórmula mágica para la combinación  teoría práctica.

Tan responsable es el profesor como el estudiante. En no pocas ocasiones encontramos estudiantes que esperan que sea su profesor el que diga qué debe hacer, qué acción tiene que ejecutar para hacer esto o lo otro.

Recientemente discutía de este tema en un posgrado y el origen se dio porque pocos de los asistentes llevaron a la práctica lo que tratamos en una clase. Se exigía un mínimo de esfuerzo, sin embargo algunos pensaron que no podían lograrlo y otros que no le resultaba necesario.  

En otras ocasiones observamos  que solo tomando en cuenta la evaluación es que se produce la tan esperada vinculación entre la teoría y la práctica. Entonces no es dicho principio el motor impulsor del aprendizaje del estudiante, sino la presión que la evaluación y su correspondiente calificación ejercen sobre él.

En definitiva la aplicación de este muy comentado principio didáctico es tan complejo de aplicar como la de hallar el famoso Santo Grial.  

Referencias: 
Comenio, Juan Amos. “Didáctica Magna” Editorial Pueblo y Educación. La Habana. 1983
Martí José. Obras completas. Tomo VII. Editorial Política. La Habana. 1978

5 comentarios:

  1. Esta interacción entre la teoría Vs. práctica, se desarrolla con la primacía de la práctica, pues históricamente las ciencias surgen de la práctica.

    ResponderEliminar
  2. Parecería que existen ramas del conocimiento en la que se puede aplicar la práctica a los conocimientos teóricos impartidos, y en otras no por ser eminentemente "teóricas".

    Sin emabrgo el docente debe buscar los mecanismos que le permitan desarrollar actividades que permitan a los estudiantes asimilar ese conocimiento teórico que a la larga podrá olvidarlo.

    Darío Anchaluisa

    ResponderEliminar
  3. Creo que las tesis de grado son exactamente lo expuesto, existen miles de proyecto teóricos sin solución en la práctica; con estos consejos se debe revertir estos casos
    Saludos
    Rómulo

    ResponderEliminar
  4. Un gran sabio me dijo una vez: QUIEN NO TIENE ILUSIONES, NO TIENE DESILUSIONES, y tenia razon (a mi criterio), las cosas son como son y no mas. Yo puedo enseñar a pescar al que tiene hambre, mas si mas puede su ociosidad y pereza que su buena voluntad, mi conciencia está tranquila, mi mente serena y mi corazon en paz.

    Saludos

    Atte.

    Abad Victor

    ResponderEliminar
  5. Si bien es cierto los conocimientos teóricos son importantes, es a través de la práctica donde el individuo asimila de mejor manera lo aprendido.

    Saludos

    Héctor

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...