miércoles, 25 de enero de 2012

Cuando dos por dos no es cuatro.

Los datos estadísticos son empleados a diario por infinidad de personas, organizaciones, medios y gobiernos. La veracidad o no de los datos es un tema siempre discutible, en especial cuando se trata de apreciaciones sociales.

En temas de educación las estadísticas no solo son enseñadas como ciencia, sino empleadas de manera muy diversa. Una de estas para recoger y analizar datos cuando realizamos determinados tipos de investigaciones.

Sin embargo, conocemos que en este campo es bien subjetivo el análisis de muchos datos. Recuerdo que en Cuba se exigía por parte de la Comisión Nacional de Grados científicos, la inclusión de un capítulo que demostrara estadísticamente los resultados obtenidos. Esta exigencia, necesaria en las ciencias exactas se extendía a las ciencias sociales, que por su naturaleza no son exactas. En otras palabras todas las tesis doctorales en el campo educacional debían contar con dicho capítulo.

En una ocasión asistí a una defensa doctoral en Ciencias Pedagógicas, donde el aspirante empleó de los 30 minutos obligatorios para su exposición, 20 para exponer su análisis estadístico. Está de más decir que en el tiempo restante no pudo convencer al tribunal de la solución de su problema científico.

Cuando he revisado tesis en el campo pedagógico, las que contenían análisis estadísticos, todas demostraban la veracidad de su planteamiento. No encontré alguna que indicara lo contario, no precisamente por manipular los resultados, sino por la forma de comprobarlos.

Por suerte para mí,  un tiempo antes de defender mi tesis doctoral el Comité de Grados científicos demostró que no era obligatorio el análisis estadístico en el campo de las ciencias sociales y por ende respiré aliviado de mi enfrentamiento a la estadística.

En las ciencias sociales y en especial en la educación, lo que es demostrable para un grupo de estudiantes, puede no serlo para otro, aun con características similares. Una colega de trabajo, realizó su tesis doctoral sobre el sistema de medios adecuado para desarrollar un tema con estudiantes de una asignatura y grado específico. Su tesis, atrapada en el mundo estadístico, conserva el valor científico del análisis y definición conceptual de sistema, pero los datos estadísticos perdieron todo su valor una vez terminó su defensa.

Con mis estudiantes de educación y en especial aquellos que se preparan para la defensa de su trabajo de grado, enfatizo que lo importante es la solución del problema detectado, los instrumentos aplicados y la interpretación de estos. Existe entre los estudiantes la marcada confusión de creer que al escribir que el 30 ó 40% de los encuestados respondió de un modo, le da relevancia a su instrumento y por ende a los resultados. La propia estadística se encarga de demostrar que dicho valor porcentual es poco o nada significativo.

Lo que en una escuela puede ser demostrado con sólidos instrumentos estadísticos, en otra con solo cambiar estudiantes y profesores deja de ser útil. Un mismo problema científico puede ser resuelto de diferentes maneras. Esto significa que atarnos a datos estadísticos puede conllevar a demostrar que conocemos la interpretación de dichos resultados, pero que no logramos resolver el problema planteado.

En esos casos es donde siempre comento con mis estudiantes, que dos más dos no siempre es cuatro.

2 comentarios:

  1. Me parece correcto lo que usted opina de la estadistica, para mi pensar es importante en algunos casos pero en otros? lo importante de un trabajo de investigación es alcanzar los objetivos.
    Usted tuvo la suerte de no perder ese tiempo valiosa que daban para defender la estadisticas, los utilizo para demostrar su objetivo trazado.

    ResponderEliminar
  2. Asi es 2*2=4 al igual que 2+2=4 damos con los mismos resultados.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...