jueves, 23 de febrero de 2012

El cine en la clase

No es de extrañarse en considerar una película como un medio de enseñanza, que empleada correctamente puede generar muy buenos resultados entre los estudiantes.

Cartel cinematográfico
El cine con sus más de un siglo de invención, se convirtió en el primer medio audiovisual con fuerte presencia en los salones de clases. Algunos expertos señalan que desde principios del pasado siglo, cuando aun el cine era joven, en París, cuna de su nacimiento, funcionaban proyectores cinematográficos en varios liceos.

En numerosos países se crearon instituciones dedicadas a la producción de cine científico y didáctico, así como asociaciones internacionales que celebraron numerosos congresos. La aparición de otros medios fueron cerrando dichas instituciones hasta en uno casos su conversión al video y en otros su cierre definitivo.

El cine fue ingresando a las escuelas en su condición inicial de la cinta de celuloide acompañada de un pesado proyector, después en casetes de video, en discos compactos  y por último en la computadora del profesor. En cualquiera de los soportes anteriores, su importancia no varía, solo la forma de traslado.

El cine al ser incorporado a la clase, adquiere la condición de medio del proceso pedagógico, por lo que deben valorarse los mismos elementos que con cualquier otro medio; desde la relación con los objetivos, contenidos y métodos, las posibilidades de los estudiantes para el trabajo con dicho medio, hasta las características del local donde se proyectará la película.

Su empleo en la clase favorece tanto el aprendizaje de los estudiantes, como el trabajo del profesor, sin dejar de lado sus posibilidades estéticas como el llamado séptimo arte.

En el caso del estudiante:
  •         Favorece la concentración de la atención debido a la mezcla de sonido, movimiento, efectos visuales y en especial al lenguaje propio del medio. Dicha concentración también depende de las condiciones del local donde se realiza la proyección y en especial de la preparación previa realizada por el profesor. 
  • Incrementa la motivación y el interés de los estudiantes por la asignatura, fundamentado por ser un medio poco empleado en clases y que por lo general el estudiante no lo relaciona con la escuela y menos con una asignatura. 
  • Contribuye al trabajo grupal, sobre todo cuando se requiere discutir en relación el contenido de la película. 
  • Favorece la retención en la memoria de los conceptos abordados en el filme, en especial por ser un medio donde se enriquece el componente emocional del aprendizaje, además de emplear los canales sensoriales visual y auditivo. 
En el caso del profesor:
  •  Ahorra tiempo en la exposición de un hecho histórico, en la recreación de una obra literaria, en la construcción de la biografía de un personaje histórico o en temas similares.   
  • Nos traslada tanto en el tiempo como en el espacio, recreando épocas anteriores y lugares distantes. 
  •   Contribuye a modificar las escalas de los objetos, al mostrar un objeto de dimensiones colosales y con posterioridad uno pequeño.
  • Favorece el desarrollo de valores y la discusión de temas complejos en el campo social. 
En sentido general el empleo de una película favorece en el estudiante el desarrollo de cualidades estéticas relacionadas con el séptimo arte. En este caso mencionamos la valoración de la fotografía del filme, el diseño de vestuario, el guión, la edición, la banda sonora y en especial la actuación, entre otros elementos.

El uso de la película no se inicia cuando llegamos a la clase, sino que antes el profesor debe seleccionar la misma y crear la guía para su observación. Sobre estos pasos comentaremos en un próximo artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...