miércoles, 21 de marzo de 2012

La diferencia entre impartir una clase y tratar de impartir una clase



Debes amar la arcilla que va en tus manos
Debes amar su arena hasta la locura
Y si no, no la emprendas que será en vano
Sólo el amor engendra la maravilla

Silvio Rodríguez “Solo el amor”. 

Nuestra profesión no es solo de titulo, es de alma y eso implica que el profesor además de ser una persona como otras, tiene una gran responsabilidad: acompañar a sus alumnos en el complejo mundo del conocimiento. 

Wordle: Tratar de impartir una claseEse acompañamiento no se da en condiciones especiales, sino en las cotidianas de cada día. Pasamos clases en ambientes no siempre adecuados, a veces con calor excesivo, viento, polvo y todos los elementos de la madre naturaleza contra nosotros. Competimos con ruidos molestos y desafiamos todos los obstáculos de nuestra tarea diaria.

Pero aun así “pasamos” la clase, tratamos de dar lo mejor de nosotros y lo hacemos con la conciencia que es nuestro deber. Somos los formadores de la nueva generación y seguiremos siendo siempre esos “reparadores de sueños” esos sanadores mentales y escultores del conocimiento, que acompañan siempre a la sociedad.   
 
Quién no recuerda alguno de sus profesores, tanto por lo que le enseñó y compartió, como por lo que a veces no hizo. Casi todos conservamos en nuestra memoria recuerdos de esos buenos profesores, de esos que entregan todo, de esos que lo son de alma y no de titulo.

Recuerdo una maestra, llamada Enriqueta que fue la que me enseñó a leer y escribir y después nos acompañó en varios cursos. Cuántas veces insistió con todos nosotros en la forma de escribir una palabra, nos enseñó que la ortografía no es cosa de un día, sino de toda la vida.

Me viene a la memoria, en la universidad, una profesora, aun con vida y llena de energía, llamada Catalina García. Ella fue el mejor ejemplo de profesor que tuve en muchos años, su empeño, su exigencia y su delicadeza en el trato a las personas, no me dejan olvidarla. No solo nos acompañó en los estudios superiores, sino años después, cuando estaban reconociendo su trabajo en un acto público, se escapó de su asiento y fue lejos de allí, a donde a esa misma hora defendía mi tesis doctoral.

Estos y otros muchos ejemplos más que no cito por la extensión del artículo, me enseñaron la diferencia entre dar una clase y tratar de dar una buena clase.

Pero que incomodo es para el profesor que al llegar a su aula encuentre que está sucia, con las paredes manchadas, o peor que los medios a emplear no los pueda utilizar por un simple olvido administrativo, o  una grave irresponsabilidad de las funciones de uno u otro. En este caso solo estamos tratando de impartir la clase, con el grave daño a los estudiantes impidiendo lograr lo que con tanto esfuerzo planificamos.

La clase del profesor es sagrada, la exigen los estudiantes y los directivos educacionales deberían tener como primer punto de cada día verificar el cumplimiento de esto. No es el profesor el encargado de encontrar una desgastada llave para abrir puertas, o exigir que cambien un conector en mal estado de una pizarra digital. 

Nuestra tarea es enseñar, es moldear esa arcilla, para que se produzca el milagro del aprendizaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...