miércoles, 6 de enero de 2016

La mitosis de los mensajes o cómo recibimos el mismo mensaje muchas veces.

En los últimos días del año recibimos más felicitaciones que en todo el año. Dos décadas atrás el teléfono de la casa no paraba de sonar y cuando llamabas a un amigo o familiar generalmente estaba ocupado y debías repetir la llamada más de una vez. Diciembre era el mes de las congestiones telefónicas.

Después llegaron los sms y empezaron a disminuir las llamadas y tenías que tomar los lentes y leer el mensaje y casi siempre lo respondias. Escribías lo que más te gustaba, enviabas un mensaje personalizado, no lo copiabas de otro amigo, mucho menos de un desconocido.

Ahora las llamadas telefónicas son escasas, los sms raros y todo lo resolvemos con las redes. En casi una semana mi celular recibió un par de llamadas, una de ellas de una persona equivocada. Con las redes desde Facebook, Twitter hasta Whatsapp te llenas de sorpresas y de confusión. 

La sorpresa llega de las personas que ni conoces, ni viste en algún lugar, que no sabes quién es y de pronto recibes de ella un efusivo saludo, una foto con un par de copas llenas de un líquido, un Papá Noel que te deja pensando por qué no le cambian la cara, un ramo de flores que en tu país no se reproducen por el clima y hasta un beso dibujado con el creyón más rojo que pueda existir.

Si la sorpresa te genera justamente sorpresa, la confusión acaba por confundirte más. Te confundes cuando el mismo texto, la misma flor, el mismo Papá Noel (es qué todos son iguales) o el beso rojo apasionado lo recibes desde un remitente con un número desconocido y de otra que decora su número con los más variados emoticones. Pero cuando empiezas a revisar tu lista de grupos en Whatsapp te confundes más, el mismo Papá Noel, la misma flor, el mismo beso, circula de un grupo a otro como una pelota que rebota infinitamente.

Pero además esos mensajes se complementan con las oraciones interminables, los textos filosóficos, religiosos, económicos y exotéricos que tienen el propósito de emplear tu dedo índice para limpiar la pantalla del celular. 

Entonces empiezas evitando leer tu Whatsapp y llegas a Facebook, pero sorpresa, el mismo Papá Noel, la misma flor, el beso excitante y la chica desconocida que brinda contigo te acompañan en los mensajes de tus amigos.

En medio de la confusión te preguntas, qué sucedió con las cámaras de los celulares. Por qué no toman una foto de la Luna, de una planta que si existe, de un niño de verdad, o hasta de una piedra en el camino y la envían a través de las redes con un mensaje propio. 

Así comprobamos que su capacidad de asombrarnos es más fuerte que la de copiar.

Haga la prueba, tome esa foto, escriba un texto aunque sean dos palabras y envíela con un pie de foto que diga: es mío. 

domingo, 6 de diciembre de 2015

Radio FIFI, una emisora grupal e innovadora

En diversas ocasiones comenté en mi blog sobre la utilidad del trabajo grupal, las formas de organizarlo, sus ventajas y desventajas. En algunos de estos trabajos expuse las ideas que mis estudiantes universitarios tienen de dicha forma de organizar el aprendizaje. Ellos enfatizan en la poca responsabilidad de algunos de sus compañeros, las diferencias de horarios, la pérdida de tiempo y la dispersión de la atención en las reuniones. También señalan como elemento negativo las condiciones para realizar el trabajo, la información de los profesores, que no siempre es lo suficientemente precisa, entre otras razones que no ubican al trabajo colaborativo entre los métodos preferidos.

Tomando en cuenta estas opiniones y convencido de la necesidad de los estudiantes de aprender a trabajar en grupo, decidí modificar la forma en que empleaba estos métodos. Lo hice tratando de unir la concepción de las inteligencias múltiples de Howard Gardner con el uso de la tecnología educativa.  
En el caso de las inteligencias múltiples mi objetivo se dirige a facilitar la conformación del grupo en función de los gustos y preferencias de los estudiantes, es decir en aquello que más le agrada, o en lo que se siente más seguro. El objetivo recae en emplear ese tipo de inteligencia para crear el grupo y no necesariamente en mejorar dicha inteligencia. 

Una vez formado el grupo, sus integrantes crean un documento en Google Drive, que es empleado para discutir en línea sus ideas, seleccionar la información y detallar las etapas del trabajo. Este documento también les sirve como informe final del trabajo grupal.  Como el documento se trabaja en línea, se evitan las reuniones improductivas y la pérdida de tiempo además de mejorar su desempeño en el trabajo en línea. Otra ventaja es que en el documento todas las tareas y los aportes de cada uno quedan registrados siendo uno de los indicadores para la evaluación individual del trabajo. Todos conocemos que cuando se trabaja en grupo de la manera tradicional, el profesor no puede evaluar con objetividad las tareas individuales y por lo general todos tienen la misma calificación independiente del esfuerzo de uno y otro.

Otro elemento que introduje en la forma de emplear este tipo de métodos, fue establecer una exposición inicial de los integrantes de cada grupo. Consiste que en una fecha previamente establecida todos los grupos explican la organización de su trabajo, las tareas que van a cumplir y muestran el documento creado en Google Drive. Esta primera exposición es de gran utilidad para evitar que el grupo solo trabaje días antes de su exposición final, lo que es permanente en la organización tradicional.

Otra modificación que introduje está relacionada con la manera de crear el grupo. Por lo general los grupos se conforman principalmente por afinidad entre sus integrantes. A lo largo del tiempo de estadía en la universidad esta práctica puede resultar negativa, ya que algunos no matriculan el mismo curso, tienen diferentes horarios además de intervenir factores sociales, como nuevos amigos y otros tipos de relaciones, los que contribuyen a la disolución del grupo.

En la práctica laboral los grupos de trabajo pueden formarse de manera muy variada y no siempre es la afinidad personal la que prima. Por ello es necesario que los estudiantes universitarios, los futuros profesionales rompan con la costumbre de mantener los mismos grupos de trabajo y aprendan a compartir con otros de sus compañeros. Esta práctica es la que vengo incorporando desde hace varios años, con resultados aceptables. 

En cada semestre al terminar mis asignaturas pido a los estudiantes responder una encuesta de evaluación al trabajo del profesor y al suyo propio. Una de las preguntas valora la utilidad de la forma en que se desarrolló el trabajo grupal, la que es aprobada por cerca del  80%. En otra de las preguntas de la misma encuesta, pido que expresen cómo mejorar el trabajo grupal. Por lo general las respuestas son las mismas; mayor exigencia y responsabilidad a sus compañeros, elevar el interés en el trabajo, así como un mayor compromiso entre todos los integrantes.

Lo anterior significa que aunque se mejora la organización y la calificación de la tarea es más justa, aún perduran aspectos subjetivos, propios de la formación de los estudiantes, como es la responsabilidad individual y su influencia en el trabajo colectivo. Para reducir este problema permanente creé una rúbrica de evaluación de todas las etapas del trabajo grupal, además de alentar a todos en esta forma de trabajar. Además las exposiciones grupales se realizan a lo largo del semestre y no al final, así se mantiene siempre el recordatorio de las tareas. Algunos grupos tienen tareas a lo largo de todo el semestre, lo que es otro indicador para elevar la motivación de los estudiantes.

La selección del grupo se realiza en la plataforma Moodle, donde los estudiantes trabajan en el aula digital de la asignatura. Primeramente leen una síntesis del tipo de preferencia, por ejemplo al grupo Influyentes se les indica: “Te gusta escuchar las opiniones de los demás, analizarlas y después crear tu propia opinión que además compartes, influyendo en los restantes estudiantes”. Este grupo está relacionado con la inteligencia de tipo interpesonal y son aquellos estudiantes que muchas veces lideran actividades escolares. 

Otro grupo es el musical, donde se señala: “Te gusta la música, tienes en tu celular un largo repertorio de todo tipo de música, vas en el ómnibus escuchando tus canciones preferidas”. Este grupo se relaciona con la inteligencia musical. Así se organizan tantos grupos como sea necesario, en función del total de estudiantes matriculados. Por lo general los grupos se conforman por tres o cuatro integrantes y una vez lleno el grupo este se cierra automáticamente y los estudiantes deben seleccionar. Una vez que el estudiante se inscribe al grupo conoce la tarea a desarrollar y a los otros integrantes. De esta manera los estudiantes no conocen previamente los integrantes del grupo con lo que se logra el objetivo de crear grupos con otros de sus compañeros. 

Radio FIFI.

Día de entrega de premios por parte de las integrantes
de radio Fifi
El grupo musical estuvo integrado por cuatro estudiantes de la asignatura Tecnología educativa, de la carrera de Ciencias de la Educación de nuestra Universidad.

Su tarea fue crear una emisora radial en Facebook, con el objetivo de utilizar esta plataforma de otra manera diferente. En otras ocasiones empleamos la plataforma desarrollando varios Mooc y también como “aula digital” en vez de Moodle.  Como Facebook es la red más empleada por los estudiantes y la mayoría accede desde sus dispositivos móviles, fue una garantía para el acceso a la emisora. 

Esta plataforma no incorpora un servicio como el que indicaba la tarea, por lo que fue necesario seleccionar un programa que permitiera la trasmisión en línea. Para esto se empleó Mixlr que en su versión gratuita permite cada día una hora de trasmisión. Se puede descargar tanto a la computadora de escritorio como a un dispositivo móvil y su instalación es sencilla.
Captura de pantalla de la
página en Facebook

Una vez instalado el programa en las computadoras de las estudiantes se dieron a la tarea de crear la página en Facebook a la que le llamaron Radio Fifi, que equivale a la inicial del nombre de cada una de las integrantes. Trasmitieron una hora diaria dos veces a la semana, durante tres meses consecutivos. Todos los martes y jueves sus compañeros y el profesor esperábamos la salida al aire de radio Fifi. 

El grupo tenía la dura tarea de mantener durante todo el semestre el interés de sus compañeros. Para lograrlo crearon concursos donde se debía identificar el nombre del cantante o del grupo y el de la canción. 

También pidieron a sus compañeros que interpretaran parte de la canción o repitieran su coro. Para estas tareas se empleó el grupo de Whastapp de la asignatura. Así los estudiantes accedían a Facebook la red donde estaba el enlace a la emisora e interactuaban en Whastapp. 

Captura de pantalla de una de
sesiones en Whastapp
Lo más significativo del trabajo, fue mantener durante todo el semestre su espíritu de superación, buscando nuevas formas de elevar la atención de sus compañeros y demostrando que el trabajo colaborativo siempre es posible cuando todos comparten la misma responsabilidad. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...