lunes, 29 de septiembre de 2014

Tenemos la pizarra digital, vamos a emplearla.



En el anterior trabajo abordé la problemática del escaso uso que profesores y estudiantes de la Facultad de Humanidades de nuestra Universidad, hacen de las pizarras digital interactiva. En muy pocas ocasiones se aprecian que los proyectores de estas pizarras estén encendidos, lo que corrobora el escaso empleo.

Los dos modelos de PDI que conviven en nuestra Facultad tienen un costo superior a cuatro o cinco proyectores multimedia, equivalen cada una a 10 tabletas o a casi tres aires acondicionados, uno para cada aula donde se colocaron las PDI. 

En sentido general seguimos arrastrando los mismos desatinos que en los años 60 del pasado siglo, cuando la escuela comenzó a llenarse de equipos que poco o nada se emplearon. La moda actual es la misma, solo que refinada con la tecnología digital. Los directivos ejecutan proyectos sin el debido respaldo pedagógico, mucho menos la respectiva asesoría y sin escuchar las opiniones de los profesores. 

Pero hoy tenemos esas pizarras, no nos preguntaron sí las queríamos, están en el aula esperando que alguien las emplee, entonces vamos a hacerlo. 

Algunas ventajas del trabajo con la PDI

En una investigación bajo la dirección del Dr Pere Marqués en la que participaron 69 profesores de diferentes instituciones escolares que poseían PDI, el 58% de los encuestados declaró emplearla con frecuencia y el resto de manera esporádica. En la valoración que los profesores hicieron de su utilidad se obtuvo un valor de 8 puntos sobre un máximo de 10.

En el informe de esta investigación, en la tesis de maestría de Roberto Soto Varela, en un artículo de María Domingo Coscollola y en otros trabajos sobre la misma temática se puede encontrar consenso en diferentes ventajas que el empleo de la PDI genera en el proceso pedagógico. Entre ellas citaré las siguientes:


  • Mejora la facilidad para integrar diferentes recursos sobre un mismo elemento de proyección. Se puede escribir en la pizarra, trabajar con otros programas, mostrar imágenes y videos y realizar anotaciones sobre los mismos. Todo esto sin necesidad de hacer los cambios de pantalla en la computadora. 
  • Como medio de enseñanza favorece la concentración de la atención, incrementa el interés y la motivación por la asignatura, así como la capacidad de memorización, al emplear diferentes canales sensoriales.
  • De igual manera contribuye a favorecer la seguridad en el aprendizaje del estudiante, al poder resolver problemas de diversa índole, combinando distintos medios, para llegar a respuestas válidas en la ciencia que estudia. En sentido general la PDI contribuye conjuntamente con los restantes medios de enseñanza a intensificar el proceso de aprendizaje.
  • Otra de sus posibilidades es la de compartir con más facilidad diferentes medios entre los profesores tanto de una misma asignatura como de otras diferentes. Estos materiales pueden ser mejorados por los propios estudiantes.
  • La presencia de la PDI en el aula genera un reto al profesor y a los estudiantes, no hay excusa para no emplearla. No usarla durante su clase o su materia implica un pobre sentido innovador y lo que es peor poco aprecio por el aprendizaje del estudiante.
  • En el trabajo de investigación del Dr Pere Marques se señala que el 73% de los profesores que trabajó con la PDI coincide que han renovado sus métodos de trabajo con los estudiantes. A esto añado que aquellos profesores que la emplean suelen mejorar su competencia digital, además de ser más innovadores en su propia asignatura. 
  • Una de las mayores ventajas que tiene el trabajo en la PDI es la reutilización de lo trabajado en ella. En la orientación de la nueva clase el profesor puede aprovechar los apuntes de la clase anterior para recordar lo tratado, verificar el grado de cumplimiento de los objetivos, realizar preguntas y en especial favorecer la integración y sistematización de los contenidos.
  • Estudiantes y profesores pueden revisar informes de investigación, realizar correcciones directamente en la pizarra que sirven de ejemplo para el resto de estudiantes. Con estas correcciones se favorece la mejoría en la capacidad de síntesis, de redacción y en especial en la ortografía. 


No debe quedar dudas de la utilidad de la PDI en todo tipo de ciencia, así como en cualquier nivel de enseñanza. Sin embargo concuerdo plenamente con el Dr Pere Marqués cuando en su citado informe señala que los profesores integran los nuevos recursos primeramente en su práctica profesional antes de analizar su inclusión en el trabajo del estudiante. Tal vez, señala Marqués, que sea producto de no asimilar la idea que la PDI no es la pizarra que siempre conocemos. 

Es lógico que nos cuesta más trabajo pasar de una pizarra a otra, pero debemos acabar de hacerlo, el reto está frente a los alumnos cada día, la pizarra digital está en el aula, no usarla no es una alternativa actual. 

En el próximo trabajo propongo un grupo de ideas para emplear la PDI desde los tres momentos de su uso que expliqué en el primer comentario. 


Domingo Coscollola María. "Pizarra Digital Interactiva en el aula: Uso y valoraciones sobre el aprendizaje". Estudios sobre Educación / vol. 20 / 2011 Revista semestral del departamento de Educación de la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Navarra. Pamplona. España  ISSN: 1578-7001 / 2011 / volumen 20.


Marqués Peres. "Investigación: Pizarra digital interactiva SMART. Informe de investigación consultado en septiembre del 2014


Soto Varela, Roberto. "Características de laimplantación de la Pizarra Digital interactiva en colegios de la comunidad deMadrid” Máster Universitario de Estudios Avanzados en Educación Primaria. Universidad Complutense de Madrid.  Consultado en septiembre del 2014

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Usamos o no usamos la PDI

Uno de los medios de enseñanza que poca evolución tuvo durante varios siglos es la pizarra. Su cambio más notorio fue en el material de su superficie, desde las que tenían un telón pintado de negro, hasta las de cemento pulido o las de maderas pintadas de negro o verde. Sin embargo en la tres últimas décadas, vivimos el cambio de la pizarra acrílica, fácil de escribir y borrar, hasta las pizarras digitales interactivas.

Es necesario comprender que la PDI
es una valiosa herramienta que influye
en los métodos empleados en clases

Estas últimas se propagan como hongos en muchas instituciones, empleadas por profesores y estudiantes contribuyen a mejorar los resultados en el aprendizaje. Pero una cosa es lo teórico de la afirmación anterior y otra muy diferente la realidad sobre su empleo.

La Universidad Autónoma “Gabriel René Moreno” no queda al margen de este crecimiento, es casi seguro que todas las facultades tienen al menos una de estas pizarras y en varias de ellas, casi todas las aulas cuentan con una flamante pizarra digital interactiva al lado de la pizarra acrílica que contradictoriamente sigue siendo usada más que la primera.

Pero, se emplean las PDI?

La semana anterior pedí a dos estudiantes que hicieran una observación de las aulas que tenían al menos encendido el proyector de la pizarra. Ellos de lunes a viernes en la sesión de la tarde y en el mismo horario, recorrieron de las aulas del primer piso de la facultad de Humanidades. El resultado no fue sorprendente, de un total de seis aulas observadas, solo dos veces en los cinco días hallaron el proyector de la pizarra encendido. Esto no significa que se esté empleando la pizarra, ya que no ingresaron a las aulas. 

La anterior observación, aun cuando carece de valor estadístico, permite una sencilla valoración: el empleo de la PDI es escaso. A pesar de su alto potencial didáctico, de la mejora que significa en el trabajo del profesor, en la innovación de sus métodos de enseñanza y en los resultados en el aprendizaje del estudiante, es un medio que está en el aula y no se emplea.

Razones para no emplearlas existen muchas, pero prefiero proponer un plan para incrementar su uso.

Cómo incrementar el empleo de las PDI

El primer punto es indudablemente la capacitación a los profesores, en especial en el empleo didáctico de la PDI. No debemos confundir la capacitación técnica que recibimos, donde a grandes rasgos aprendimos lo más elemental de su uso y que probablemente no recordamos. 

El manejo didáctico de la PDI está relacionado con tres momentos de su uso. El primero de ellos donde el docente la utiliza para su exposición con poca diferencia respecto a la pizarra tradicional. Esta primera etapa tiene que ver con el nivel de familizarización en su empleo

El segundo momento es la elaboración conjunta, donde los estudiantes escriben en la pizarra, analizan imágenes, comparten recursos, emplean los programas asociados en la computadora para generar diferentes situaciones de aprendizaje. 

La tercera y última de las etapas la denomino saltando las paredes del aula, donde profesor y estudiantes se conectan a Internet, navegan en diferentes sitios y pueden conectarse con otros profesores con pizarras similares. 

En este primer punto es necesario que el profesor pierda el miedo a trabajar en la pizarra, que comprenda que en un inicio siempre es difícil pero que el beneficio del trabajo se obtiene cuando se incorporan diferentes actividades que van más allá que la simple escritura. 

El segundo punto de este plan consiste en elaborar objetos de aprendizaje que pueden ser empleados por más de un profesor, directamente desde la PDI. Un ejemplo es la utilización de HotPotatoes, programa con el que se pueden crear diferentes tipos de actividades, que incrementan el interés y la motivación del estudiante. 

El tercer punto es crear entre todos, un banco de preguntas y respuestas sobre el uso tanto técnico como pedagógico de la PDI. Ese banco fácilmente realizado mediante un wiki u otra herramienta similar, puede incrementarse con las experiencias de los profesores empleando la PDI.

El cuarto punto es iniciar investigaciones sobre el empleo didáctico de la PDI en las diferentes carreras que componen nuestra Facultad. Hasta el presente solo un estudiante defendió su trabajo final de grado en esta área. 

El quinto y último punto es disponer de una persona que pueda asesorar a los profesores en el manejo de la pizarra, que se encargue de su ajuste, limpieza del filtro de aire y en especial que promueva su uso entre todos. 

Pero este tema aún no está agotado, en un próximo artículo comentaré sobre las ventajas de usar la PDI, así como los resultados de investigaciones sobre el uso de este medio.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...