domingo, 10 de julio de 2011

Repensando la educación.

Educación es una de esas palabras que se repiten a diario, está en nuestro país al mismo nivel que Gobierno, corrupción, política, inseguridad y otras que escuchamos, leemos, vemos y sufrimos todos los días.

En una pequeña indagación que realicé para escribir este artículo encontré que la mayoría de los encuestados relacionaron la educación con la escuela en particular y con la vida en general. No es exclusivo a estas personas el significado de educación. La historia indica que en la antigua Grecia surge un ideal caballeresco y heroico de la educación. El hijo de familia noble es educado en las artes de la guerra y en la dirección del Estado. Aparece por primera vez en la historia de la humanidad una preocupación por la educación del hombre.

Pitágoras puede ser considerado el primer teórico de la educación al fundar su escuela para enseñar matemáticas y astronomía.

En el sentido etimológico de la palabra encontramos sus raíces latinas provenientes de “educere " que significa guiar o conducir y “educare” como formar e instruir.

En la historia de la humanidad la educación, restringida en un inicio a minorías y siempre vinculada a los sistemas políticos, es una de las grandes conquistas de la humanidad. Sí el fuego permitió al hombre alargar su vida, la rueda desplazarse y crear infinitos dispositivos, la educación nos transformó en seres sociales, comunicativos, inteligentes y desarrolladores.

Comenius en su “Didáctica Magna” nos legó una frase repetida cada día: "En las escuelas hay que enseñar todo a todos." Al otro lado del Planeta, José de la Luz y Caballero sentenció que: "Instruir puede cualquiera, educar sólo quien sea un evangelio vivo". Emmanuel Kant opinó que: "La educación es el desarrollo de toda la perfección de que la naturaleza humana es capaz". A su vez José Martí escribió: "El pueblo más feliz es el que tenga mejor educado a sus hijos, en la instrucción del pensamiento y en la dirección de los sentimientos" sentenciando además “que la educación es un acto de infinito amor”.

Somos artesanos de la
arcilla que son nuestros
estudiantes
La educación es una categoría social, global y permanente, asociada al Estado y a la sociedad en su dimensión histórica y cultural. Surge con el hombre, producto de la necesidad de sobrevivir trasmitiendo sus experiencias a los demás, perpetuando un ciclo permanente e infinito de desarrollo.

La educación tiene un basamento filosófico apoyado en diferentes escuelas y paradigmas. No es ajena a ninguna sociedad, ni a su tránsito histórico. La educación es proceso y a su vez el resultado de formar en el individuo aquellos rasgos propios de su sociedad, de la sociedad clasista que desplaza a otras clases sociales e impone sus criterios.

El propio carácter histórico obliga a los sistemas educacionales a ponerse a la par del desarrollo global, más cuando nuestro mundo es globalizado, pese a quien le pese. La globalización es un proceso propio del desarrollo de la humanidad, genialmente expresado por Marx cuando estudió el desarrollo que las fuerzas productivas alcanzarían en el capitalismo, plasmado en su famosa obra “El Capital”

La educación es globalizadora, por lo que no es pertinente aferramos a ideas contradictorias, como imponer hábitos de culturas vencidas por el tiempo y eliminadas por su visión vanidosa del mundo. José Martí escribió: “..cree el aldeano vanidoso que el mundo entero es su aldea”

Sí queremos certificar nuestras carreras universitarias ante la sociedad mundial, debemos poner en primer lugar la formación del individuo, pero no con una concepción nacional o local, sino en su justa concepción como ciudadano mundial.

Desde mediados del pasado siglo cuando la ciencia pasó a convertirse en una fuerza productiva directa, empezó a tomar fuerza lo que se reconoce hoy como las ciencias de la educación. Con este reconocimiento la educación no solo es un proceso, es un sistema de ciencias en constante formación y perfeccionamiento. A este conjunto de ciencias se le suman las visiones que los diferentes paradigmas sociales le insuflan a sus sociedades.

Ante el enorme crecimiento de la información y a la necesidad de su transformación en conocimientos se requiere de su organización, papel que le corresponde a las ciencias de la educación. Estas hoy deben comprender la formación del individuo para su inserción al mundo global, empleando la tecnología que se generó como parte del propio desarrollo.

Las ciencias de la Educación juegan en la actualidad un papel protagónico y se insertan en la vanguardia de otras ciencias como es el caso de la biotecnología, la informática o la nanotecnología, que son aquellas que impulsan el desarrollo de la sociedad global.

Por ello el ser humano de nuestra época tiene que educarse en su sociedad, para contribuir al desarrollo de los demás, no solo los que le rodean, sino aquellos con los que comparte otras ideas en la sociedad global. Las redes sociales amplían el concepto de educación y negarlo solo nos conduce en un recorrido aislacionista del mundo.

El empuje de las ciencias de la educación es tal, que desde hace décadas numerosos países incluyeron en las carreras universitarias la licenciatura en educación, más con el fin de formar un profesor con mayor nivel científico y sepultando definitivamente la enseñanza normalista.

Las condiciones hoy cambian, las ciencias de la educación y su principal exponente el licenciado en dicha ciencia encuentra otro campo de acción que va más allá de la propia escuela. Es un campo que permite a dicho profesional trasmitir su formación a todas las esferas de la sociedad. Por qué no pensar la presencia de dicho profesional en una emisora de radio o de televisión, en un periódico, en el parlamento, en un hospital. Es que la educación es una tarea de todos y para todos.

6 comentarios:

  1. Gracias a la educación, es que sabemos como actuar y comportarnos en la sociedad. Es un proceso de sociabilización del hombre, para que nos podamos insertar en ella de manera efectiva. Sin la educación, nuestro comportamiento, no sería muy lejano a un animal salvaje.

    ResponderEliminar
  2. Si bien la educación es y tiene que ser global, también la educación es parte de uno mismo, nacemos con ella, es de su entorno familiar y social, por lo que educar es formar hombres de buen vivir, y ello conlleva dos acciones uno en la parte moral y ética y la otra en la parte técnica académica, sin ambas, la educación no es valida por si misma.

    So pretexto de la globalización, hoy en día, se pisotean los códigos morales, hay que humanizar la educación globalizadora, para tener una buena educación……/

    Dr. Me sumo a la tarea dicha en la última línea de su articulo.

    “Es que la educacion es una tarea de todos y para todos”

    Gracias/

    Atte./

    emilio

    ResponderEliminar
  3. Dr. esta claro que para que un pais salga de su pobreza mental y economica debe invertir en una buena educacion para sus habitantes, es por ello que copio sus palabras que mencionan que la educacion es una tares de todos y para todos, actualmente en nuestro pais se esta viviendo el cambio de la educacion normalista a la Lic. en Ciencias de la Educacion, existiendo resistencia por gran parte de los profesores al cambio,asimismo se debe considerar a la educacion como un fenomeno social en donde participa todos y es en este punto donde se diferencia la educacion de la instruccion. Finalizando considero que una buena educacion comienza en el nucleo familiar.

    ResponderEliminar
  4. Me parece muy interesante la propuesta que existan especialistas en educacion trabajando en diferentes empresas. Mejoraría mucho la productividad y efectividad de las mismas, estableciendo relaciones de calidad con sus publicos claves, tanto internos como externos. La educacion ha sido y será clave en todo proceso de desarrollo por lo tanto merece ahora mas que nunca una mayor y mejor atencion.

    ResponderEliminar
  5. "Solo el Hombre que estudia supera al Hombre". La educación es fundamental para el desarrollo de la sociedad y del ser humano. La educación comienza con el sentido de superación del hombre, el deseo de estudiar hizo que el hombre busque a alguien que pueda enseñar.

    Debemos inculcar a nuestra sociedad y cultura el deseo de superación ya que por mas expertos que seamos en la enseñanza si no hay deseo de aprender no llegaremos a nada y es lo que actualmente vemos en nuestra sociedad boliviana, solo conformismo y mediocridad.

    Saludos

    Lucio Rafael.

    ResponderEliminar
  6. Estimado profesor, el articulo muy interesante y nos muestra lo que es la realidad, comparto plenamente con las palabras de José Martí donde nos dice que el pueblo más feliz es el que tenga mejor educado a sus hijos, en la instrucción del pensamiento y en la dirección de los sentimientos. Así también como dice la educación no solo es un proceso, es un sistema de ciencias en constante formación y perfeccionamiento.
    Por tanto la educación actual en nuestro País no debe ser una herramienta política, sino que debe ser un proceso que se implante con todos los actores políticos y a ese proceso se lo puede perfeccionar continuamente.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...