jueves, 6 de octubre de 2011

El libro impreso y su formato multimedia.


Seis meses atrás, es muy probable que este título no se me hubiera ocurrido, tampoco consideraría que dos elementos tan diferentes como lo impreso y lo multimedia tuvieran un punto de encuentro.

Este punto es posible con el empleo de los códigos QR. Dichos códigos los “descubrí” después del terremoto en Japón del pasado mes de marzo de este año. Se empezaron a difundir imágenes de un código que permitía ayudar a las víctimas de dicho desastre y con ella llegó la curiosidad.

Con esta primera curiosidad empecé a indagar por dichos códigos y a pensar cómo se pueden emplear en la actividad educacional. Es importante reconocer que la mayoría de las tecnologías que empleamos en clases, nunca se crearon con dicho propósito.

Los primeros medios de difusión, como los documentos impresos, la fotografía, el cine, la televisión y la radio, se usaron en la escuela gracias a maestros interesados en renovar su trabajo y en hacer más asequible el proceso de aprendizaje. 

En ese proceso no debemos olvidar tampoco las ventajas económicas que muchos empresarios “encontraron” en acercar dichas tecnologías a la escuela. Con el arribo de los medios a la escuela, se sucede el grave problema de su introducción sin mediar aunque sea un ligero estudio de sus ventajas. Los equipos aparecen un día y algunos entusiastas los emplean, mientras una mayoría los ven desde lejos, asombrados pero poco interesados.

Pero volviendo al tema central del comentario, la aplicación de estos códigos la concibo desde diferentes puntos de vista; entre ellos el factor motivador y la novedad. Esta última siempre favoreciendo la concentración de la atención, el interés y la seguridad en el aprendizaje. En futuros comentarios ampliaré estas ideas.

Hasta el presente la visión que tenemos del material impreso es la de poca o nula interactividad, sus pobres posibilidades de “saltar las paredes del aula”, es decir enlazarnos con sitios Web y contenidos en formato multimedia, estaban restringidas, por la simple razón de ser un documento impreso. Sin embargo con los códigos QR se rompe esta restricción y el libro cobra una nueva dimensión, sale del texto impreso y ahora sostenido en nuestras manos es un libro interactivo.

El empleo de estos códigos no debe analizarse desde la vía más sencilla de “pegarlos” en el texto, por la simple razón de su novedad.

Con este tipo de documento se rompe la estaticidad del libro, ahora empleando dichos códigos, el alumno, con el dispositivo correcto puede navegar a un video, una imagen, un sitio web o cualquier otro tipo de enlace. En otras palabras el libro impreso deja de ser estático y pasa a ser dinámico.

Otras razones también favorecen el empleo de los códigos QR. Por una parte la reducción del costo, al eliminarse en los documentos impresos imágenes en colores, gráficos y otros elementos que incrementan su valor económico. Se agrega además que más profesores pueden mejorar sus textos, al pasar parte de los elementos anteriores a sitios Web y sustituirlos por los códigos de acceso a los mismos. 

El uso de los códigos debe tomar el camino de la fundamentación necesaria, no se trata de colocarlos en cualquier parte, de quitar una sección del texto y cambiarlo por el código. Tampoco de incrementar la información agregando elementos multimedia que poco aportan y solo sirven de decoración pedagógica.

En la actividad pedagógica la novedad no puede sustituir al análisis científico. La experimentación es la tarea más importante que los profesores actuales debemos llevar a cabo. 

El actual libro que pueden descargar desde aquí, trata un tema bien complejo, que es el de las presentaciones dinámicas o presentaciones con el empleo de Power Point. El capítulo que descargará se refiere al primer paso en el empleo de este medio, su selección. 

Le pido que después de leer el libro y sí le parece adecuado me haga llegar bien por este medio, por correo o Twitter sus opiniones, todas son bienvenidas. Con ellas crearé la segunda versión de este capítulo.

6 comentarios:

  1. Carlos, excelente entrada. Mil gracias.
    Estoy leyendo el capítulo 1. Y es como bien dices: Los alumnos encuentran aburrido "hacer otra presentación más sobre medio ambiente...". Durante la década de 1990 eran trabajos sobre el SIDA. Parece que se impusieran modas.
    Esta noche me pondré a ver lo de QM en la dirección que aparece en el libro, http://www.quickmark.com.tw
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Dr. Carlos Bravo Reyes. Genial idea.
    Revise y hasta donde vamos bien.
    Códigos QR: En el caso de la pagina 4 "Vigostky" me despliega la dirección electrónica, no me dirige a la pagina. Lo menciono por que en otros vínculos/QR va directo al navegador y despliega la página. Caso pagina 8 "Factor sorpresa" no lo reconoció.

    Estoy utilizando quiQR http://www.quiqr.it/ equipo teléfono inteligente (smartphone) iOS

    ResponderEliminar
  3. Rosario, muchas gracias, ya estaba por lanzar la segunda versión, pero ahora revisaré lo comentado. En el caso del código de la página 8 parece ser que no todos los lectores leen igual en relación a la cantidad de caracteres. Algunos señalan una cantidad determinada pero en la práctica no es así.
    Mil gracias

    ResponderEliminar
  4. Estimado Carlos, muy interesante el primer capítulo. Te realizo algunos comentarios o integroantes:
    - seria bueno en la presentación que mencionaras los contenidos o temas de los siguientes capitulos.
    - en cuanto a lo formal, pregunto si las imagenes con codigo llevan a algun link, puesto que en mi caso no llevan a ninguna parte, y por ende no pude ver el ultimo mensaje (por ejemplo).
    - seria interesante, puesto que algo parecido hacemos en la materia de nuevas tecnologia que dictamos en la universidad, si pudieras agregar un link a una presentacion Power Point con un esquema de cada capitulo, o un resumen, o ... una parte... Con esto lo que digo es que es interesante hablar del power point con un power point
    - Con los años de uso de los ppt he llegado a elaborar el ultimo (para un congreso) con 17 diapositivas, de las cuales 10 tienen texto (y me parece mucho)y el resto son capturas de pantalla, video, humor relacionado, etc. Con esto creo que debemos compartir con el mundo que las presentaciones con taaaanto texto dejan de ser presentaciones.
    Con el mayor respeto, saludos y exitos Gabriela Villar

    ResponderEliminar
  5. Rosalba
    Tiene toda la razón en sus señalamientos rectifiqué los dos códigos señalados. Esa revisión y otros comentarios que me llegaron por medio del correo, me permitieron crear la segunda versión del capítulo.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  6. Gabriela
    La esencia del libro, es que las imágenes de los códigos es para leerlas desde un celular y por ello no tienen enlace directo.
    Saludos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...